El valor de la etología para una buena relación con nuestra familia peluda

Para que el vínculo, entre los miembros humanos de la familia y sus parientes caninos o felinos, se desarrolle de forma sana y se fortalezca con la vida en común, no basta con la empatía innata que se despierta en nosotros cuando decidimos incluir a animales de compañía en nuestro proyecto de una buena parte de nuestra vida. Aprender a interpretar correctamente sus emociones y su comportamiento nos proporcionará las herramientas necesarias para que la relación sea lo suficiente satisfactoria como para compensar con creces la responsabilidad que asumimos con ellos.

Pero como en el caso de la relación paterno-filial, la primera vez llegamos a esta situación desprovistos del conocimiento y las claves suficientes para afrontar con éxito los pequeños y grandes retos que suponen su educación, la solución de problemas de comportamiento que dificultan la buena relación, o la aparición de conductas patológicas graves que pueden acabar con la ruptura del vínculo, con consecuencias a veces muy dolorosas para una o ambas partes como el abandono, el maltrato o la eutanasia.

La parte más sensible de esta ruptura es, en la mayoría de los casos, la del animal. Perros y gatos acaban, en el mejor de los casos, llevando una vida infeliz o anodina, en el peor acabando en la calle o en un refugio.

Los conocimientos que proporciona la etología son fundamentales para prevenir o corregir estos problemas. Su papel en la gestión de estos animales, no sólo en el seno de una familia, sino también en centros de acogida o en la capacitación de animales de asistencia, terapia u otros trabajos, son primordiales para conseguir animales felices y equilibrados en buena armonía con sus familias, cuidadores o responsables profesionales.

La evolución constante de los conocimientos que aportan la investigación en este campo, revierten positivamente en un mejor entendimiento de su conducta y mayor disponibilidad de herramientas para la comunicación entre humanos y nuestros perros y gatos. En definitiva en un afianzamiento de un vínculo positivo entre ambos.

Sobre esto nos hablará Daniel Ferreiro, veterinario etólogo, en la charla-coloquio que estamos preparando para el día 11 de febrero en Sevilla, dentro del programa de actividades de divulgación y concienciación que AVHA está realizando para este curso. 




Comentarios

Entradas populares de este blog

Taller de Iniciación a la ALIMENTACIÓN VEGETARIANA Y VEGANA SALUDABLES

“Yo tengo un campo”

La desconexión