Otra Navidad es posible



Es curioso, como en el mundo occidental tenemos asumida la Navidad como una época para la conciliación, la solidaridad y la compasión, en la que se dejan de lado los conflictos, las diferencias y en la que hay que dar prioridad a la felicidad propia y del círculo familiar. Y aún es más chocante que esto sea asumido tanto por creyentes cristianos como por ateos recalcitrantes, sin saber muy bien porqué o ni siquiera planteárselo. Obviamente no todo el mundo siente lo mismo y algunos incluso sufren u odian la Navidad.
Y ¿que puede haber de malo en que estos sentimientos florezcan aunque sea una vez al año? Llegan los albores de la Navidad, y con el Adviento nos precipitamos por la cascada del consumo y el acaparamiento alimentario –“que más tarde suben los precios”- y ya en pleno diciembre se completa el almacén navideño con dulces y demás viandas que después se recordarán en los buenos propósitos del año nuevo, en los gimnasios y en las dietas de adelgazamiento, pero aún así somos felices y la anhelamos.
Por supuesto que para muchos otros humanos, como los que pertenecen a otras culturas en las que el cristianismo no es predominante, la navidad no tiene más significado que el refuerzo del consumo y de la actividad económica dirigida al turismo o a la migración occidental, pero hay otros colectivos que aún no teniendo consciencia de esta época del año ni del significado de la Navidad soportan las consecuencias –y no precisamente positivas- de la actividad humana en torno a esta época de “celebración”.
Muchos seres sentientes han sido reservados para que en esta época podamos dar rienda suelta a uno de los mayores placeres de la Navidad: comer en compañía de familiares y amigos. Ellos han estado llenando y seguirán llenando las mesas, sin que nos conmueva un ápice el conocimiento del origen de la carne y del pescado que hace las delicias de nuestro paladar.
Si, para los miles de bebés de oveja, terneros separados de sus madres al nacer y torturados para que su carne sea tan apetecible, lechones y cabritillos; conejos, gallinas, patos y pavos; entre otros; no es una buena época.
Aunque para ellos el destino final es siempre el mismo en cualquier época del año, lo paradójico para mi reside en la forma en la que acrecentamos la masacre consciente y la violencia implícita, precisamente en una época en la que alardeamos del deseo de amor y de paz, de compasión y buenos propósitos para con los demás.
Bajo los árboles de Navidad o en los regalos de Reyes de muchos niños, cientos de cuentos harán las delicias de los pequeños y no tan pequeños lectores, y sus protagonistas serán conejitos, ovejitas, cerditos, vacas o incluso toros, gallinitas. Ellos se convertirán a los ojos de esos niños en amigos entrañables y los adultos que se los lean les transmitirán la ternura de esos animales que, también convertidos en sedosos peluches, dormirán abrazados por esos brazos diminutos.
Ojala, que todos los animales de granja pudieran vivir siempre en el interior de esos cuentos, en los que no existen la oscuridad y la violencia insana de los adultos. Ojala que la palabra ternura referidos a ellos no tuviera otra connotación que la condición de agradable, inocente o cándido.
Para muchos otra Navidad es posible, una Navidad sin vergüenza y sin autoengaños. Si queremos que no haya guerras en el mundo, empecemos por declarar la paz a los animales que comparten esta tierra con nosotros. 
Para muchos que ya han tomado una decisión, otra Navidad es posible ahora.

Sebastián López
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Taller de Iniciación a la ALIMENTACIÓN VEGETARIANA Y VEGANA SALUDABLES

La desconexión

Vida de Equinos